fbpx

El uso de terapias de punción seca en el tratamiento del dolor miofascial es una práctica habitual y una competencia propia del Fisioterapeuta.

¿Sabías que el término punto gatillo miofascial fue utilizado por primera vez en 1942 por la Dra. Janet Travell? Lo utilizó para describir un hallazgo clínico con las siguientes características: dolor relacionado con un punto discreto e irritable en el musculo o fascia, con origen no relacionado con traumas locales agudos, inflamación, degeneración, neoplasia o infección.

 

¿Como surgen los puntos gatillo miofasciales?

Lo que habitualmente denominamos "síndrome de dolor miofascial",  es una disfunción causada por traumas recurrentes o microtraumas, que desescadenan la liberación de sustancias que inducen una sensación dolorosa que conduce a la aparición de puntos gatillo miofasciales.

Estos se identifican por síntomas tales como: sensación/incomodidad intensa profunda e inespecífica, dolor sordo con variaciones de intensidad y períodos de exacerbación y remisión, además de estar asociados o no, con movimientos específicos. La palpación del punto gatillo miofascial reproduce la sintomatología del paciente con respecto al dolor.

Los puntos gatillo miofasciales en el trapecio y el dolor en la región cervical y del hombro a ellos asociada, son de las condiciones más frecuentemente encontradas en la práctica clínica. Pero ¿cómo podemos confirmar que se trata de un punto gatillo miofascial? ¿Y qué opciones de tratamiento tenemos a nuestra disposición?

 

Descúbrelo todo en este Ebook gratuito AQUÍ.